FIRMAS
  SS. MM Los Reyes
de España
  Santiago de Ybarra
  Alejandro
Royo-Villanova
  José María Bergareche
  Alfonso
Dominguez-Guilarte
  Carlos Roldán
  Sansón (Viñeta)
  José Luis Rodríguez Zapatero
  Ramón (Viñeta)
  José Manuel Fernández Santiago
  Juan Vicente Herrera
  Peridis (Viñeta)
  Francisco Javier León de la Riva
  Mingote (Viñeta)
  Heliodoro Gallego Cuesta
  Antonio Vázquez Jiménez
  Orcajo (Viñeta)
  Pedro Arahuetes García
  Ramiro Ruiz Medrano
  Enrique Martín
  Fernando Martínez Maillo
  Javier Santamaría
  José María Aznar
  Juan José Lucas
  José Jiménez Lozano
  César Alonso de los Ríos
  Félix Antonio González
  Fernando Herrero
  Guillermo Díez
  Lorenzo Martínez Duque
  José Antonio Zarzalejos
  Ángel Arnedo Gil
  José Antich
  Javier Moreno
  Álex Grijelmo
  Rogelio Rodríguez
 
 
FIRMAS
.
Un periódico de largo recorrido
José JIMÉNEZ LOZANO Ex Director de El Norte de Castilla y Premio Cervantes
.

«El Norte de Castilla nació en ese tiempo en el que los periódicos guardaban aún el sabor ilustrado del nacimiento de la prensa»

«Los miembros del Consejo de El Norte han sido hombres distinguidos en la Cátedra o el Derecho y las Letras»

 

El haber estado vinculado a un periódico durante toda una vida profesional limita lógicamente las posibilidades de hablar de él. No, obviamente, en el sentido de las evocaciones, de las experiencias y de los recuerdos personales, que no deben salir del ámbito del yo o el nosotros, pero sí en cuanto a la valoración y significado del periódico en su dimensión pública y en su entidad propia.
Pero también pueden contarse las cosas lisa y llanamente para conmemorar una trayectoria periodística más que centenaria. Porque se trata, en efecto, de un periódico que cumple sus 150 años, y tal trecho de existencia es para un periódico una dilatada vida, y una vida muy distinta de la de la planta de artemisa que don José Somoza tenía en la ventana de su casa de Piedrahíta y tanto le maravillaba porque había visto caer y levantarse tronos, y nacer y morir revoluciones, y ella permanecía impasible. Un periódico, no; y no solo no permanece impasible, sino que lleva tales noticias a las puertas de las casas para que, cuando las abran por las mañanas sus dueños, se encuentren con ellas y consigo mismos.
Durante bastante tiempo, a los hombres de la modernidad les ha parecido que, así, eran ellos mismos los que hacían la historia o la deshacían, y es engaño de espejo en ambos casos; porque el periódico lo que quería ser simplemente era un espejo.
Así eran las cosas, y El Norte de Castilla nació ciertamente en ese tiempo en el que los periódicos guardaban aún el sabor ilustrado del nacimiento de la prensa, que venía configurado por dos fines esenciales: el allegamiento de información escueta y sin glosa ni ponderaciones de ningún tipo –también para lo que podría llamarse su servicio de publicidad–, y un propósito de ilustración que ofrecía a sus lectores un ‘mínimum’ cultural. Aunque, más tarde, los periódicos fueron integrados en las luchas ideológicas y políticas y los intereses sociales, y El Norte de Castilla se implicó también en todo eso, y tan decididamente, que adquirió una marca muy específica por sus actitudes en determinados momentos importantes de la vida pública española.
Fue en un tiempo, efectivamente, el portavoz y abanderado de los intereses agrícolas de la región, que tenían un peso verdaderamente decisivo en la economía nacional, y con repercusiones en la política colonial. Encarnó en otro tiempo posiciones liberales y de lucha frente a la dictadura de Primo de Rivera, con lo que atrajo así hacia él a una serie de personas culturalmente relevantes en toda España, que en él encontraban la única posibilidad de expresarse. Y, más recientemente, también ocurrió algo parecido en el tardofranquismo, en el que se convirtió en una especie de referente liberal, a la vez que prestaba una atención, nada corriente en ese ámbito de la prensa local o regional de entonces, a la información del exterior y, más específicamente, al mundo de la cultura. Y esto significó, desde luego, para la ciudad, a través incluso de una sala de conferencias, o especie de Fórum que era algo nuevo en las actividades de los periódicos en general. Además de ofrecer en sus páginas una atención literaria y al mundo de las ideas, también singular, en el tiempo de Miguel Delibes, que no fue solamente el tiempo de su dirección del periódico Y, en este sentido, es obligado decir que El Norte de Castilla ha tenido otra singularidad rara, que ha sido la de que los miembros de su Consejo de Administración –además del propio Delibes, miembro de este pero también de la redacción– han sido hombres distinguidos en la Cátedra o el Derecho y las Letras; algo, desde luego, no habitual en los periódicos, y que no ha dejado de estar en la base de lo que ha caracterizado a El Norte; sin disminuir en absoluto, al hacer la cuenta entera, el trabajo de sus redactores y la confianza que le ha venido otorgando la ciudad.
Ahora, sin duda, tendrá que proseguir su recorrido, con esa historia a cuestas, en este muy especial momento de transformación de los periódicos en medios de comunicación, cuyas ambigüedades y condicionamientos amenazan, de algún modo, su propia naturaleza de periódicos.

.
Firmas
  • José Javier Sarría
  • Pedro Gómez Bosque
  • Evaristo Abril
  • Celso Almuiña
  • Andrés Trapiello
  • Juan Antonio Quintana
  • Joaquín Díaz
  • Gustavo Martín Garzo
  • Fernando Lara
  • Juan Luis Arsuaga
  • Pedro Peña
  • Claudio Prieto Alonso
  • Pedro Zuloaga
  • Ramón García Domínguez
  • José María Fdez. Nieto
  • Jesús Ferrero
  • Luis Mateo Díez
  • Miguel Martín
  • Cesáreo Estébanez
  • Ángel Marcos
 

© El Norte de Castilla
El Norte de Castilla Digital S.L. B-47468152
C/ Vázquez de Menchaca 10, Polígono de Argales, 47008 Valladolid
Reservados todos los derechos. Queda prohibida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.