FIRMAS
  SS. MM Los Reyes
de España
  Santiago de Ybarra
  Alejandro
Royo-Villanova
  José María Bergareche
  Alfonso
Dominguez-Guilarte
  Carlos Roldán
  Sansón (Viñeta)
  José Luis Rodríguez Zapatero
  Ramón (Viñeta)
  José Manuel Fernández Santiago
  Juan Vicente Herrera
  Peridis (Viñeta)
  Francisco Javier León de la Riva
  Mingote (Viñeta)
  Heliodoro Gallego Cuesta
  Antonio Vázquez Jiménez
  Orcajo (Viñeta)
  Pedro Arahuetes García
  Ramiro Ruiz Medrano
  Enrique Martín
  Fernando Martínez Maillo
  Javier Santamaría
  José María Aznar
  Juan José Lucas
  José Jiménez Lozano
  César Alonso de los Ríos
  Félix Antonio González
  Fernando Herrero
  Guillermo Díez
  Lorenzo Martínez Duque
  José Antonio Zarzalejos
  Ángel Arnedo Gil
  José Antich
  Javier Moreno
  Álex Grijelmo
  Rogelio Rodríguez
 
 
FIRMAS
.
Escuela de periodistas
Lorenzo Martínez Duque
.

Sin haber cumplido los 14 años me trajeron a Valladolid y aquí eché raíces para siempre. En el Instituto José Zorrilla me enseñaron a redactar y a familiarizarme con nuestros clásicos. Como otros viejos compañeros, hice mis primeras armas escribiendo en las revistas juveniles que en Valladolid había a finales de los años cuarenta. Tuve, además, la suerte de entrar en Radio Valladolid como locutor. Pasé por la Escuela Oficial de Periodismo de Madrid para superar las pruebas establecidas que permitieran inscribirme en aquel Registro Oficial de Periodistas –con el número 1.931–, requisito sin el cual decían que no se podía figurar en la nómina de ningún periódico, aunque algunos editores solían saltarse esta imposición sin el menor reparo.
Mi primera colaboración en El Norte apareció en el verano de 1955 y fue un reportaje sobre la juventud alemana, los universitarios, sus estudios y la excepcional acogida que se dispensaba a los españoles que acudían a sus universidades en busca de especialización. Fue el testimonio del corto viaje que hice a un país que aún estaba curando sus heridas de la Segunda Guerra Mundial. Miguel Delibes, empeñado en formar una cantera de periodistas y colaboradores jóvenes en El Norte, quiso meterme en brega y me confió una sección semanal, titulada ‘Se habla de...’, que me facilitó hacer un periodismo de documentación sobre temas de actualidad. También me encargó reportajes sobre problemas que preocupaban en aquellos momentos a nuestros lectores, lo que me permitió conocer de cerca el nacimiento del ‘boom’ avícola; la desaparición de los hombres del carro y el burro que recogían basura a domicilio; el nacimiento de la Central Lechera de Valladolid, que puso fin al ‘jarrilleo’ callejero de los lecheros, con sus vaquerías en el centro de la ciudad; la llegada de las primeras industrias importantes, como fueron Nicas, Endasa, Tafisa y Fasa Renault…
Tras esta corta etapa, Delibes me propuso una sección diaria que salió en la última página bajo el título de ‘La voz de la calle’, con un ‘mono’ de Antonio Medina. Esta sección me dio la oportunidad de conocer bien la ciudad, sus personajes y sus problemas, para trasladárselos a los lectores. Haciendo con otros compañeros las páginas de ‘Ancha es Castilla’, pude conocer la triste situación de nuestros pueblos, cuando aún no había llegado la emigración masiva. Años después, empezaría a escribir las páginas semanales sobre el automóvil que me acompañaron hasta mi jubilación hace unos meses. Quiero subrayar que nada de todo esto habría sido posible si no hubiera contado con la ayuda de un elenco de periodistas mayores que, al comienzo, fueron mis auténticos maestros. Cuando llegué a la redacción de El Norte, había una gran mesa en torno a la cual ellos nos hacían sitio a los recién llegados y nos ayudaban a superar dificultades, que no eran pocas. Juan Palencia recogió en una caricatura colectiva a todos los que formábamos la redacción de entonces, donde aparecían las figuras señeras de Fernando Altés (padre), Miguel Delibes, Ángel de Pablos Chapado, D. Martín (el cura del periódico), Emilio Cerrillo, Pepe García, Eduardo López Pérez, Carmelo Sabater, el gran fotógrafo Agustín Cacho (padre) y algunos más, que fueron auténticos maestros de aquella escuela de periodistas que nació en El Norte de Castilla cuando iba a celebrar su primer centenario. Ellos fueron los que de verdad nos enseñaron el nada fácil oficio de periodistas. De aquellos comienzos puedo referir la siguiente anécdota. Un día de primavera aparecí en el periódico con el ‘notición’: en uno de los barrios más populares de la ciudad se había descubierto un manantial de agua ‘milagrosa’ que curaba todas las enfermedades. El dueño atendía de día y de noche a los cientos de personas que acudían a llenar garrafones a cambio de una módica cantidad y todos contaban casos de curaciones sorprendentes. Había escrito varios folios y, junto con media docena de fotos, los dejé sobre la mesa del redactor jefe, como hacíamos todos. Pero al día siguiente no apareció el reportaje en el periódico, lo cual me extrañó mucho y pregunté si se había extraviado. Ángel de Pablos, con todo el afecto del mundo y una gran dosis de paciencia, me dijo: «Oye, muy interesante el tema del agua milagrosa. Pero se me ocurre que podías contrastar lo que te dijo el dueño del manantial con lo que digan en Sanidad, que algo tendrán que decir». Me pareció buena idea y me fui a ver al jefe provincial de Sanidad, que era Emilio Zapatero, para contarle el descubrimiento. Mi sorpresa no tuvo límites cuando Emilio me dijo que estaba al corriente desde hacía más de una semana, que habían tomado muestras de agua, las habían analizado y, lejos de ser milagrosa, ni siquiera eran potables algunas de ellas, y que era inminente la clausura del manantial. Evidentemente, el nuevo reportaje que yo escribí no se pareció en nada al que había entregado días antes. Había aprendido que la noticia nunca tiene una sola cara, que es bueno huir de sensacionalismos y que es obligado documentarse bien previamente. Sí, El Norte de Castilla de hace medio siglo fue una verdadera escuela de periodistas.

.
Firmas
  • 'Tito' Candau
  • Carmen
Alonso-Fuentes
  • Ángel Nieto
  • Rubén Baraja
  • Carlos Suárez
 

© El Norte de Castilla
El Norte de Castilla Digital S.L. B-47468152
C/ Vázquez de Menchaca 10, Polígono de Argales, 47008 Valladolid
Reservados todos los derechos. Queda prohibida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.