150 años de noticias
  «Ferro-carril del Norte, sección de Valladolid a Alar»
  «Estados Unidos»
  «¡Viva la libertad!»
  «Abdicación de don Amadeo»
  «La muerte del rey»
  «Voladura del Maine»
  «La capitulación de Santiago»
  «Nuevo reinado»
  «Atentado anarquista contra los reyes»
  «Asesinato del archiduque heredero de Austria y su esposa»
  «El Estado reconstruirá el edificio»
  «El general Primo de Rivera, con otros generales, se levanta contra el Gobierno»
  «El Rey transmite sus poderes y en toda España queda proclamada la República»
  «Desbordamiento del río Esgueva»
  «Una subversión militar se extiende desde nuestro Protectorado»
  «El general Franco tomó ayer posesión de la jefatura del Gobierno»
  «La guerra ha terminado»
  «Inglaterra y Francia declararon el domingo la guerra a Alemania»
  «Ha comenzado la invasión»
  «Hitler cayó ayer en su puesto de mando»
  «La Guerra Mundial ha terminado»
  «La explosión de ayer en el Pinar de Antequera»
  «Armstrong y Aldrin viajan ya de retorno a la Tierra»
  «Diez muertos y treinta y dos heridos en el incendio de la factoría Montaje 2 de Fasa-Renault»
  «Franco será inhumado el domingo en el Valle de los Caídos»
  «Juan Carlos I,
Rey de España»
  «Sí a la Constitución»
  «El Rey pide serenidad y confianza»
  «Alegría desbordante en Berlín por la apertura del Muro»
  «Ha estallado
la guerra»
  «Los ojos del mundo, en Barcelona 92»
  «España recibe con alborozo el nacimiento de la Infanta leonor»
 
 
150 años de noticias
El Norte de Castilla espera los detalles sobre el asesinato del presidente de los Estados Unidos Abraham Lincoln. Mientras, relata todo lo concerniente al final de la guerra civil americana y a la rendición de los estados confederados del Sur.
.
«Estados Unidos»
.
03|05|1865 Fin de la guerra de Secesión
.

El Norte Valladolid. Miércoles, 5
«Los Estados Unidos parece que se hayan propuesto sorprender a la Europa. El gran drama histórico de la guerra de los cuatro años ha terminado de una manera trágica con el asesinato del célebre Lincoln, origen quizás de nuevas perturbaciones. Mientras llegan otros detalles de este espantoso crímen que los que ayer publicamos, continuaremos refiriendo los últimos instantes de la confederación del Sur, que puede darse por disuelta con la capitulación del general Lee.
Este suceso que las últimas comunicaciones del general Grant preveían, lo han producido los rápidos movimientos que las columnas federales comenzaran a ejecutar inmediatamente después de la batalla de Petersburgo. Si Lee con los 25 o 30.000 hombres que le quedaban hubiese conseguido reunirse al cuerpo de tropas heterogéneas que Johnston mandaba sobre la línea del Roannoke, hubiese podido creer todavía que contaba con un ejército, y probar otra vez la suerte de los combates. Pero ha encontrado cerrados a su paso todos los caminos.
El domingo por la mañana, después del brillante hecho de armas de Sheridan, tuvo que telegrafiar a Jefferson Davis: «Que no se podía sostener la posición: que era indispensable abandonar al momento Richmond». Davis recibió el despacho en la iglesia. Lee tuvo tiempo para hacer marchar delante la artillería de campaña, pero no le pudo ser de grande utilidad, porque sus soldados, que supieron conservar durante la retirada sus cuadros de regimientos, brigadas y divisiones, abandonaban en el camino, por falta de bestias de tiro, una parte de los cañones.
Jefferson Davis hizo empaquetar los archivos y papel del Estado, y los envió por el camino de hierro, con la caja del gobierno, en dirección a Danville. Este era el punto de reunión indicado por Lee. A las ocho tomó el mismo Davis el tren, con cuatro de los individuos de su gabinete, llevándose al mismo tiempo un carruaje y dos caballos para hacer frente a las eventualidades de una interrupción del viaje por ferro-carril. Pocos días antes, el 18 de marzo, el congreso se había separado sin ruido y sin ceremonia y los presidentes del Senado y de la Cámara de los diputados habían pronunciado un lacónico discurso limitado a estas palabras: «Señores, son las dos; es deber del presidente anunciaros que la Cámara suspende indefinidamente sus sesiones».
Era el fin del poder legislativo. el ejecutivo debía prolongar su existencia algunos días más. A las 8 de la noche del día 1 de abril, Davis abandona la capital de la confederación que no volverá a ver como residencia de su gobierno. La abandonaba después de haber dado la orden de incendiar los edificios públicos, los almacenes del gobierno y la parte comercial de la población, a quien había predicho grandezas y prosperidades. Preténdese que revocó esta orden antes de partir, pero el general Ewell obligó a sus soldados a cumplir la orden incendiaria. [...]
En cuanto al general Lee no ha podido llegar al punto de la cita de Danville señalado a Jefferson Davis. La habilidad y rapidez de los movimiento de Grant se lo han impedido. [...]
Queda cerrada la gran campaña que durante cuatro años ha puesto a sangre y fuego ricas provincias de los Estados Unidos de América, que ha obligado a tomar las armas a un millón de hombres, de los cuales una quinta parte por lo menos ha muerto, que ha privado a millones de familias de sus padres, de sus esposos, de sus hermanos, de sus hijos; que ha causado tantas ruinas y desastres. Ahora que han concluido las grandes dificultades de la guerra, van a comenzar las dificultades de la política. La empresa de la unión exigirá quizá más talante y más genio.» [...]

 

© El Norte de Castilla
El Norte de Castilla Digital S.L. B-47468152
C/ Vázquez de Menchaca 10, Polígono de Argales, 47008 Valladolid
Reservados todos los derechos. Queda prohibida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.