150 años de noticias
  «Ferro-carril del Norte, sección de Valladolid a Alar»
  «Estados Unidos»
  «¡Viva la libertad!»
  «Abdicación de don Amadeo»
  «La muerte del rey»
  «Voladura del Maine»
  «La capitulación de Santiago»
  «Nuevo reinado»
  «Atentado anarquista contra los reyes»
  «Asesinato del archiduque heredero de Austria y su esposa»
  «El Estado reconstruirá el edificio»
  «El general Primo de Rivera, con otros generales, se levanta contra el Gobierno»
  «El Rey transmite sus poderes y en toda España queda proclamada la República»
  «Desbordamiento del río Esgueva»
  «Una subversión militar se extiende desde nuestro Protectorado»
  «El general Franco tomó ayer posesión de la jefatura del Gobierno»
  «La guerra ha terminado»
  «Inglaterra y Francia declararon el domingo la guerra a Alemania»
  «Ha comenzado la invasión»
  «Hitler cayó ayer en su puesto de mando»
  «La Guerra Mundial ha terminado»
  «La explosión de ayer en el Pinar de Antequera»
  «Armstrong y Aldrin viajan ya de retorno a la Tierra»
  «Diez muertos y treinta y dos heridos en el incendio de la factoría Montaje 2 de Fasa-Renault»
  «Franco será inhumado el domingo en el Valle de los Caídos»
  «Juan Carlos I,
Rey de España»
  «Sí a la Constitución»
  «El Rey pide serenidad y confianza»
  «Alegría desbordante en Berlín por la apertura del Muro»
  «Ha estallado
la guerra»
  «Los ojos del mundo, en Barcelona 92»
  «España recibe con alborozo el nacimiento de la Infanta leonor»
 
 
150 años de noticias
La Academia de Caballería ardió la madrugada del 26 de octubre, una semana después de la visita de Alfonso XIII con motivo de la jura de estandarte. Al desastre se unió la infame noticia de que el edificio carecía de seguro y esto ponía en peligro su reconstrucción.
.
«El Estado reconstruirá el edificio»
.
27|10|1915 Destrucción de la Academia de Caballería
.

Redacción Valladolid. Miércoles, 27
«El alcalde de esta capital, señor Infante, recibió ayer los siguientes telefonemas del senador por esta provincia don Antonio Royo Villanova:
«Madrid, 27. Antonio Infante, alcalde de Valladolid. Recibido telegrama, traté ver en seguida ministro Guerra, quien no pudo recibirme por estar reunido con gabinete militar. Le veré mañana tres tarde, pues por la mañana tiene consejo de ministros. Creo Gobierno procurará instalación rápida Academia, esperando para ello regreso general inspector. Excuso reiterarle incondicional esfuerzo en apoyo intereses de la ciudad. Royo Villanova».
«Madrid, 27. Antonio Infante, alcalde de Valladolid. Conferencié con ministro Guerra, quien refiriome su larga conferencia con el rey sobre Academia Caballería. Ni remotamente ocurriósele al Gobierno pensar traslado Academia considerando Valladolid identificado Caballería española. Ministro espera llegada Arenaz para estudiar instalación Academia utilizando ofrecimientos locales y procediendo seguidamente construcción nuevo edificio, para lo cual pondranse acuerdo senadores, diputados, incluyendo presupuesto anualidad correspondiente. Complázcome comunicarle estas noticias con mi impresión personal de que rey y Gobierno está decididos continúe Valladolid Academia Caballería. Royo Villanova». (...)
Durante todo el día continuó ayer en actividad el fuego en los restos calcinados de lo que fue edificio principal de la Academia de Caballería. En diversos puntos del gran octógono continuaban focos de incendio que iban consumiendo los materiales combustibles de la edificación y el viento, que soplaba con violencia, los avivaba con frecuencia levantando de nuevo penachos de llamas.
La bomba de vapor del Ayuntamiento y las dos, muy potentes, de la compañía del ferrocarril del Norte, con el personal correspondiente, continuaron arrojando agua en abundancia sobre los escombros humeantes. Numeroso personal de los distintos cuerpos militares trabajó activamente, bajo la dirección de los ingenieros.
Por la noche ya no se veía llama alguna. Los trabajos se suspendieron; pero siguió la vigilancia muy rigurosa en previsión de lo que pudiera ocurrir.
La pared que da a la calle de San Ildefonso sigue amenazando desplomarse, pero está en pie. En el interior del edificio continuaron ayer los hundimientos.
Durante todo el día ha habido constantemente en los alrededores de la Academia muchísimo gentío que contemplaba entristecido la obra devastadora del fuego y presenciaba los trabajos que se realizaban.
Los auxilios prestados por la compañía del ferrocarril del Norte para la extinción del incendio de la Academia fueron ayer objeto de grandes elogios. Sus dos potentes bombas en unión de la del Ayuntamiento, ya que no la destrucción del edificio, evitaron su propagación a otros y facilitaron el salvamento de numeroso mobiliario y material de enseñanza. [...]
El elemento militar elogiaba grandemente el rasgo de la compañía del ferrocarril del Norte, no solo por la desinteresada cesión de las bombas y el personal, sino también por el abastecimiento de combustible y el pago de las horas extraordinarias a aquel personal. [...]
A primera hora de la mañana de ayer las materias incandescentes desprendidas del edificio de la Academia ocasionaron nueva avería en la línea telegráfica. Inmediatamente el personal de vigilancia las remedió con gran pericia» [...].

 

© El Norte de Castilla
El Norte de Castilla Digital S.L. B-47468152
C/ Vázquez de Menchaca 10, Polígono de Argales, 47008 Valladolid
Reservados todos los derechos. Queda prohibida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.