150 años de noticias
  «Ferro-carril del Norte, sección de Valladolid a Alar»
  «Estados Unidos»
  «¡Viva la libertad!»
  «Abdicación de don Amadeo»
  «La muerte del rey»
  «Voladura del Maine»
  «La capitulación de Santiago»
  «Nuevo reinado»
  «Atentado anarquista contra los reyes»
  «Asesinato del archiduque heredero de Austria y su esposa»
  «El Estado reconstruirá el edificio»
  «El general Primo de Rivera, con otros generales, se levanta contra el Gobierno»
  «El Rey transmite sus poderes y en toda España queda proclamada la República»
  «Desbordamiento del río Esgueva»
  «Una subversión militar se extiende desde nuestro Protectorado»
  «El general Franco tomó ayer posesión de la jefatura del Gobierno»
  «La guerra ha terminado»
  «Inglaterra y Francia declararon el domingo la guerra a Alemania»
  «Ha comenzado la invasión»
  «Hitler cayó ayer en su puesto de mando»
  «La Guerra Mundial ha terminado»
  «La explosión de ayer en el Pinar de Antequera»
  «Armstrong y Aldrin viajan ya de retorno a la Tierra»
  «Diez muertos y treinta y dos heridos en el incendio de la factoría Montaje 2 de Fasa-Renault»
  «Franco será inhumado el domingo en el Valle de los Caídos»
  «Juan Carlos I,
Rey de España»
  «Sí a la Constitución»
  «El Rey pide serenidad y confianza»
  «Alegría desbordante en Berlín por la apertura del Muro»
  «Ha estallado
la guerra»
  «Los ojos del mundo, en Barcelona 92»
  «España recibe con alborozo el nacimiento de la Infanta leonor»
 
 
150 años de noticias
A pesar de la primera reacción de Alfonso XIII, que aparentemente apoya al Gobierno de la nación, lo cierto es que, el mismo día en el que El Norte hacía pública la noticia del golpe de Estado, el Gobierno en pleno dimitía y el rey, ya en Madrid, aceptaba el alzamiento.
.
«El general Primo de Rivera, con otros generales,
se levanta contra el Gobierno»
.
13|09|1923 Dictadura de Primo de Rivera
.

De nuestro Servicio Especial. Madrid. jueves, 13
«En el Gobierno civil se facilitó ayer por la mañana la siguiente nota oficiosa:
«El capitán general de Cataluña, en la noche pasada, ha declarado por sí el estado de guerra en aquella región, se ha incautado de las comunicaciones y se ha dirigido a los de otras regiones invitándoles a secundar su actitud, para explicar lo cual ha hecho un manifiesto al país anunciando que el Ejército pide al rey, para salvar a la Patria, la separación de los actuales ministros y de los políticos de la gobernación del Estado.
»Las fuerzas militares de algunas de aquellas regiones parece que se disponen a seguir el mismo camino de rebeldía.
»El Gobierno, reunido en Consejo permanente, cumple el deber de mantenerse en su puesto, que solo abandonaría ante la fuerza, si los promotores de la escisión se decidiesen a arrastrar todas las consecuencias de sus actos.
»Su majestad del rey llegará hoy a Madrid.»
Se sabe ya que ayer el presidente del Consejo telegrafió al rey afirmándole que era imprescindible destituir en el acto al capitán general de Cataluña. El rey contestó que podía destituirle en el acto. Parece que el ministro de Guerra, ya de madrugada, se puso al habla con el capitán general de Cataluña y le invitó a que dimitiese, a lo cual se negó el general Primo de Rivera y entonces el ministro de Guerra le dijo: «Queda usted destituido en nombre del rey».
En aquel momento el general Primo de Rivera debió de dar orden de que se pusiese en las esquinas el bando declarando el estado de guerra.
A partir de aquel momento el Gobierno no tuvo comunicación con Barcelona.
Todas las noticias confirman que el movimiento estaba preparado para el viernes de esta semana. El Gobierno tuvo ayer noticias de que se preparaba e inmediatamente adoptó medidas de precaución. Esta actitud fue lo que impulsó a los organizadores del movimiento a anticiparlo. [...]
A las seis menos cuarto de la madrugada, mientras se celebraba el Consejo de que hablamos anteriormente salió del despacho del ministro de la Gobernación el subsecretario señor Gullón y García Prieto. Rogó a los periodistas que pasaran a un salón contiguo y, mostrando unas cuartillas, exclamó: «Hagan
ustedes el favor de pasar, señores». Al mismo tiempo entró en el salón el señor Armiñán, quien,
dirigiéndose a don Alonso Gullón, le rogó que leyese muy despacio.
El señor Gullón, con voz emocionada leyó la carta oficiosa que va a la cabeza de esta información. Su lectura produjo gran sensación en los periodistas porque supera en gravedad a lo que se imaginaban hasta aquel momento.
El señor Portela, que había marchado en el expreso a Barcelona, recibió la noticia de los acontecimientos al llegar a Zaragoza. Allí suspendió el viaje y en el otro expreso regresó a Madrid.
Desde las dos de la madrugada se suspendieron las conferencias y toda comunicación telefónica de Madrid con las provincias» [...].

 

© El Norte de Castilla
El Norte de Castilla Digital S.L. B-47468152
C/ Vázquez de Menchaca 10, Polígono de Argales, 47008 Valladolid
Reservados todos los derechos. Queda prohibida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.