|
|
|
|
|
|
|
 
Valladolid
CENTENARIO DE la casa consistorial
  CIen años de la Casa Consistorial
  El proyecto
  EL edificio
  Celebración
El sector de la construcción
  ASPRIVA analiza la situación
  Promotores hablan del futuro del sector
Universidad
  Nuevas infraestructuras
Diputación
  Inversiones en carreteras y polígonos industriales
 
 
| Valladolid | construcción | opinión de los promotores
La capital del Pisuerga continúa viendo cómo se alzan viviendas en su suelo. / Alfonso E. Caño
.
Una mirada optimista hacia el futuro
.

«Soy optimista, porque las inmobiliarias siguen creciendo y creando riqueza», dice Gonzalo Jolín

Ulpiano González cree que las compañías «tendrán que diversificar sus líneas de negocio»

...................................

 

 

Dos profesionales de la construcción, sobre un andamio. / A. E. Caño

 

Alto riesgo

Cuando los mercados financieros empezaron a sentir la crisis de las hipotecas basura, la palabra inglesa ‘subprime’ era una desconocida en España. Desde entonces, las noticias de economía no han dejado de repetir que las hipernombradas hipotecas ‘subprime’ son las culpables del receso económico en Estados Unidos. Poco concedidas en España, éstas son las que se consideran de alto riesgo por parte de la entidad que la concede. Habitualmente, son pedidas por personas que, por sus condiciones, no pueden acceder a avales bancarios y tienen que recurrir a otras entidades.

 

HAY quien habla de crisis y quien denomina reajuste a la actual situación del sector inmobiliario en España.
En lo que todo el mundo parece estar de acuerdo en estos momentos es en que el sector ya no crece como antes. La firma de análisis de sectores DBK ha difundido hace pocos días que las mayores constructoras obtuvieron en el 2007 «más de la mitad de sus ingresos totales de actividades ajenas al sector, hacia las que han ido diversificando su actividad en años anteriores, y más de un tercio del mercado exterior». Además, esta gestoría cree que el crecimiento de la facturación del sector «se desacelerará en los dos próximos años, hasta situarse entre el 9% y el 10%»
Ulpiano González, presidente de Diursa, cree que estamos ante una evidente desaceleración «en la venta de inmuebles, motivada en gran parte por unas expectativas de bajada de los precios, algo que no es previsible en las promociones nuevas de calidad, pues los costes de suelo, de construcción y los generados por la aplicación del nuevo Código Técnico de Edificación hacen imposible el ajuste».

Buena inversión
Para José Miguel Aguado, de Torcasa, «la vivienda sigue siendo una buena inversión para los españoles. No hay más que ver cómo está la Bolsa. Este año hemos vivido dos bajadas históricas. Tampoco creo que vaya a haber una bajada generalizada de los precios, pero hay que analizar cada situación, porque cada una es distinta. Una vivienda en el centro va a seguir subiendo, pero sí que es cierto que habrá que reajustar los precios de algunas casas de segunda mano».
La visión de que la vivienda es una buena inversión también la comparte Gonzalo Jolín, de Parquesol Inmobiliaria, que piensa que el mercado está en una fase complicada «porque hay muchos factores que han coincidido. Creo que la crisis de las hipotecas ‘subprime’ no tiene mucho que ver con los problemas que se puedan tener en España. Aunque sí es un factor de tensión, que sumado a otros hace que existan complicaciones. Las entidades financieras ponen más problemas a la hora de pedir financiación para cualquier tipo de proyecto, da igual que sea una actividad de comercio, de turismo o inmobiliaria. Parece que la situación del Euribor se va a relajar, pero las previsiones de venta son menores de lo esperado para este año».
Lo que sí que comparten los promotores vallisoletanos es la idea de que la demanda de inmuebles continúa en España y en la capital del Pisuerga.
«Existe una demanda real estable, una parte de la cual se mantiene latente, debido, entre otras razones, a la subida de los tipos de interés y a las restricciones crediticias de las entidades financieras. Esperamos un reajuste próximamente de la oferta y la demanda, pues los inmuebles de calidad y bien situados, siempre encontrarán comprador», asegura Ulpiano González. Tal vez por esta seguridad, los promotores vallisoletanos son optimistas con el futuro. Ninguno cree que las hipotecas ‘subprime’ hayan afectado al mercado español y opinan que la situación va a evolucionar favorablemente, porque las empresas sólidas han sabido prepararse para los malos momentos.
José Miguel Aguado justifica la poca repercusión de las hipotecas ‘subprime’ en España. «Las hipotecas basura tienen poco impacto en nuestro país porque aquí las hipotecas las conceden entidades financieras».
«Los problemas están detectados, y creo que con la calma vendrá la relajación, y con ella una mejora en el ambiente inmobiliario. Los bancos recuperarán la liquidez financiera y el Euribor emprenderá una bajada importante. Además, opino que, al final, el Banco Central Europeo se va a decidir a bajar los tipos de interés, tal y como han hecho en Estados Unidos», puntualiza Gonzalo Jolín. Lo que parece una opinión generalizada entre los promotores inmobiliarios es que se está viviendo una época de ajuste, en la que cada empresa va a responder de forma diferente. «Estamos en una fase de ajuste entre la demanda y la oferta. Se han sumado ciertos factores como que los compradores se han visto atenazados por la incertidumbre económica y el endurecimiento de los préstamos por parte de las entidades financieras», confirma José Miguel Aguado, que añade que cada empresa «va a gestionar de forma distinta este retroceso. Personalmente, creo que las promotoras que hemos hecho bien nuestros deberes no vamos a tener ningún problemas. Sabemos que para dar cinco pasos hay que dar cuatro primero».
Gonzalo Jolín demuestra su optimismo de una forma clara y contundente. «Mi visión del futuro es optimista, porque aunque existan problemas a nivel nacional, sabemos que las inmobiliarias siguen creciendo. Y con ese crecimiento llega el empleo y la generación de riqueza».
El informe de DBK aseguraba que, «en el horizonte de 2009, el conjunto del sector reducirá hasta una media del 79% el peso de negocio constructor en su facturación total, y que el 20%restante procederá de otras actividades. Los ingresos en el extranjero supondrán un 16% del total de sus ingresos». Así que la diversificación se va a convertir en un arma fundamental entre las promotoras inmobiliarias.
«Indudablemente, las compañías tendrán que diversificar sus líneas de negocio, algo que Diursa ha venido haciendo desde sus inicios. Para nosotros, la construcción de promociones de vivienda protegida y el desarrollo de una cartera patrimonial han sido dos actividades preferentes, y siguen siéndolo. No obstante, la promoción residencial e industrial en buenas ubicaciones son un bien siempre apreciado y contará con demanda», comenta Ulpiano González.
Además, el presidente de Diursa piensa que la innovación tiene que ser un lugar destacado en las empresas inmobiliarias. «Por otra parte, será preciso, cada vez más, diseñar fórmulas innovadoras por parte de administraciones, promotoras y entidades bancarias que se adelanten y satisfagan plenamente las necesidades de los clientes. En la mayoría de los casos, estas iniciativas estarán orientadas a facilitar la financiación de las viviendas».
«Claro que existen los casos de empresas que han crecido exclusivamente a base de financiación. Esas se van a encontrar problemas, porque las entidades han endurecido los créditos. Para el futuro, soy optimista moderado. En las épocas con turbulencias sobreviven los verdaderos profesionales. Creo que esta recesión puede servir para que nos quedemos en el mercado los promotores que hacemos las cosas bien», afirma José Miguel Aguado.