|
|
|
|
|
|
|
 
Valladolid
CENTENARIO DE la casa consistorial
  CIen años de la Casa Consistorial
  El proyecto
  EL edificio
  Celebración
El sector de la construcción
  ASPRIVA analiza la situación
  Promotores hablan del futuro del sector
Universidad
  Nuevas infraestructuras
Diputación
  Inversiones en carreteras y polígonos industriales
 
 
| Valladolid | universidad | infraestructuras
.
La escuela del saber accesible
.

Obras del Campus Miguel Delibes. / Alfonso E. Caño

 

Rampa en la entrada de una escuela de la Universidad. / Merche de la Fuente

La Universidad de Valladolid es un poco más de todos los alumnos. Las últimas obras han logrado que todos los centros docentes de la institución sean accesibles para personas con discapacidad.
Las reparaciones y ampliaciones de distintos elementos se han llevado a cabo en la Escuela de Ingenieros Superiores de Arquitectura, en la de Ingenieros Industriales, en Ciencias y en los aparcamientos de Cardenal Mendoza.
El convenio firmado hace dos años con el Ministerio de Trabajo y Asuntos sociales y con la Fundación Once para la cooperación e integración social de las personas con discapacidad ha permitido a esta institución eliminar estas barreras arquitectónicas. Así, los 28.500 euros de inversión de la UVA, unidos a la colaboración del Imserso y de los Fondos Feder de la Unión Europea (72.5000 euros) ascienden a un total de 120.598 euros de gastos para realizar dicho plan de obras.
Rampas, plazas de aparcamiento adaptadas o una plataforma salvaescaleras en Arquitectura son sólo algunas de las novedades que podrán tener a su alcance los 126 alumnos que tienen algún tipo de discapacidad.
La técnico del Secretariado de Asuntos Sociales de la UVA, María Natividad de la Red, reconoció en la presentación de estas reformas que «no ha habido ningún no que no haya podido realizar sus estudios como uno más en los últimos tres o cuatro años».
Sin embargo, los edificios institucionales de la Universidad aún no cumplen dichos requisitos. El rector, Evaristo Abril, explicó en la presentación de las reparaciones anteriores que, próximamente, se llevarán a cabo las obras en dichos edificios.
También señaló que el valor patrimonial de estas infraestructuras hacen más complicadas las reformas. Por ejemplo, el máximo representante de la Universidad afirmó que sería «imposible» llegar a su despacho en silla de ruedas. De hecho, el Palacio de Santa Cruz es uno de los puntos negros en accesibilidad, al igual que la Casa del Estudiante.

Repercusión directa
Estas obras repercuten de forma directa a 43 de los 126 estudiantes con discapacidad. De ellos, 86 han acudido al servicio de Asuntos Sociales de la UVA, 16 por presentar deficiencias visuales, 15 por problemas auditivos y 9 por padecer enfermedades crónicas.
«La pendiente de la rampa de entrada es un poco elevada pero la interior está muy bien», reconoció el miembro de Aspaym, Fernando Diaza, al probar por primera vez las reformas llevadas a cabo en la Facultad de Ciencias.
El arquitecto de la UVA, Francisco Valbuena, reconoce que en este tipo de edificios se actúa caso por caso para favorecer la movilidad al alumno discapacitado debido a la complejidad de las condiciones constructivas.
Otro ejemplo claro es el del aseo de la Politécnica en el que, según el arquitecto, materializó «todo un reto».
El hecho de tener en cuenta las necesidades de cada alumno hace que la Universidad se acerque cada vez más a los estudiantes. Uno a uno, cada miembro de la comunidad universitaria comprende que estas fronteras son las realidades de muchos de sus compañeros de aula.