EL CID
  Burgos recuerda al Cid
en una exposición con 282 piezas
  «La exposición consigue situarnos en el ambiente en el que vivió el Cid» María José Salgueiro
  El hombre
  La época
  La leyenda
  La imagen del héroe
 

 
 
La exposición
 
Vista panorámica de Burgos. / A. E. Caño
  Burgos recuerda al Cid
en una exposición con 282 piezas
 

La muestra puede verse en la Catedral hasta el 15 de noviembre

 

Juan Carlos Elorza explica una obra a Juan Vicente Herrera y a otras autoridades. / Félix Ordóñez

 

Horarios y fechas
• Ubicación
La Catedral de Burgos.
• Duración
Hasta el 15 de noviembre.
• Horario
En octubre, de lunes a domingo, de 9.30 a 14 y de 16 a 20 horas.
En noviembre, de lunes a domingo, de 10 a 14 y de 16 a 19.30 horas.
No se permite la entrada 45 minutos antes de los horarios de cierre.
• Entrada
Gratuita.
Restaurantes
Casa Ojeda
C/ Vitoria, 5.
Tfno.: 947 209 052
Landa
Carretera Madrid-Irún, Km. 235
Tfno.: 947 257 777
Los Sauces
C/ Vitoria, 22
Tfno.: 947 206 848
Asador El Horno
Camino Casa La Vega, 43
Tfno.: 947 242 343
hoteles
Tizona ***
C/ Severo Ochoa, 7
Tfno.: 947 234 123
María Luisa ***
Avda. Cid Campeador, 42
Tfno.: 947 228 800
Almirante Bonifaz ****
C/ Vitoria, 22
Tfno.: 947 206 943
Corona de Castilla ****
C/ Madrid, 15
Tfno.: 947 262 142


CON motivo de la conmemoración del VIII Centenario del ‘Cantar de mio Cid’, la Catedral de Burgos acoge la muestra ‘El Cid. Del hombre a la leyenda’, una exposición que recrea la figura de Rodrigo Díaz de Vivar y su época a través de 282 piezas, cedidas por 70 instituciones, patrocinada por la Junta de Castilla y León y la Sociedad Estatal para las Conmemoraciones.
Pinturas, pergaminos, manuscritos, esculturas y objetos de gran valor simbólico y documental permanecerán expuestas en dos salas y en el claustro bajo de la Catedral burgalesa hasta el próximo 15 de noviembre. «El objetivo es dar una visión completa de Rodrigo Díaz de Vivar en el contexto de su época y cómo se le vio posteriormente», explica Juan Carlos Elorza, comisario de la exposición.
Un primer espacio expositivo con los elementos más personales del Cid –‘Ego Ruderico’– da paso al primer capítulo, ‘Las españas del Cid y del cantar’, donde se describe la vida cotidiana en la España de los siglos XI al XIII.

Brillante y singular
En el segundo capítulo, ‘El héroe épico: desde la voz a la letra’, se muestran manuscritos originales que narran las hazañas de figuras como el Cid Campeador, cuyas leyendas tuvieron una larga perduración, tanto en la Edad Moderna –asunto que se trata en el capítulo ‘La imagen del Cid. De la Edad Media a la Ilustración’–, como en la Edad Contemporánea –puede verse en ‘Lo cidiano en las artes. De Goya a Dalí’–.
Durante su inauguración, el presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, calificó la muestra de «brillante» y «singular», no solamente por el número de piezas, sino «por su calidad y el cuidado con el que se ha organizado la misma».


El Monasterio
de Cardeña, visita obligada
Monasterio de Cardeña. / A. E. Caño
Después de recorrer sin prisas la exposición ‘El Cid. Del hombre a la leyenda’, los visitantes interesados en conocer algo más sobre la figura de Rodrigo Díaz de Vivar tienen la opción de visitar el Monasterio de Cardeña, situado a unos diez kilómetros de la capital burgalesa.
El Cid Campeador dejó a su esposa y a sus dos hijas al amparo del monasterio, bajo la protección y hospitalidad del santo abad Sisebuto y de sus monjes, cuando partía, en el año 1081, a sus empresas guerreras en el destierro. Y aquí reposarán los restos del Campeador tres años después de su muerte, acaecida en Valencia el año 1099.
Antiguos historiadores han considerado este monasterio como el primer cenobio de monjes negros (benedictinos) fundado en España. Algunos han apuntado el hecho de que, probablemente, pudiera haber existido ya en el siglo VIII, pero la historiografía moderna no ha podido precisar bien los orígenes de esta abadía.