El automóvil en Valladolid, primera exposición temporal
Las cuatro zonas de la exposición muestran el pasado, presente y futuro de Renault

En este espacio estarán presentes, entre otros vehículos, el 4 CV, el Alpine o la conocida Voiturette

 


En primer plano, el ‘concept car’ futurista conocido como Reinastella; al fondo, el primer vehículo de Renault.
/A. E. Caño

 

La relación entre el automóvil y Valladolid se traduce en la primera exposición encargada de inaugurar la sala de exposiciones temporales del Museo de la Ciencia. El montaje titulado ‘50 años de Renault en Valladolid: medio siglo de producción industrial de Renault en España’ permanecerá abierta al público seis meses, y se reparte en cuatro zonas distintas, en las que se relata el pasado, presente, y futuro de esta marca.

Entre los principales atractivos del recorrido histórico se encuentra la presencia de siete emblemáticos vehículos y cuatro motores, así como tres espectaculares ‘concept car’, que permitirán al visitante proyectar su mirada hacia lo que deparará en el futuro el siempre dinámico mundo del automóvil.

La primera zona comprende  la época anterior a la creación de la empresa en Valladolid. En ella se conocerá la génesis de Renault, a finales del siglo XIX, en un pequeño taller a las orillas del Sena parisino donde los hermanos Renault construyeron su primer vehículo, la conocida Voiturette, que disponía de un motor de 0,75 cv y de un novedoso sistema de transmisión de toma directa. En este área estará presente el Renault 40 cv, una de las primeras grandes berlinas construidas por la marca.

Implantación en Valladolid
Los primeros Renault 4 cv ruedan por las calles vallisoletanas en 1953. Fueron los inicios de una historia de medio siglo que podrá conocerse detalladamente en la segunda zona de esta exposición temporal, donde los visitantes podrán ver de cerca el Renault 4CV –recientemente declarado Bien de Interés Cultural por la Junta de Castilla y León–, el popular Renault 5 o el mítico Alpine, automóviles que forman parte del currículo industrial de las factorías españolas de Renault. Estará también presente el primer motor multiválvulas construido en Valladolid, el conocido con el nombre de ‘K7’.

El año 1999 marca un importante punto de inflexión en la historia de Renault con la firma de su Alianza con Nissan. Precisamente, la tercera zona de la exposición inicia ese año su recorrido, relatando los diferentes lanzamientos que conforman la actual gama de vehículos y motores de esta marca. Los Renault Clio y Renault Mégane son los vehículos que mejor representan esta época, y ambos estarán acompañados por los motores ‘K9’, diesel de inyección directa, y ‘K4’, de gasolina multiválvulas.

 

Puerta de entrada a la sala de exposiciones.
/A. E. Caño
El futuro

En la cuarta y última zona de la exposición, Renault presenta el Vel Satis, del mismo nombre que el vehículo que hoy se comercializa, que anticipa las tendencias de los altos de gama Renault del siglo XXI. A su lado, se encuentra el Argos, un cabriolet de tres plazas que adopta una limpia y simétrica figura que sirvió de inspiración para el diseño del actual Renault Clio. Y, por último, el Reinastella, un vehículo que representa un audaz ejercicio de visión de futuro, que puede deslizarse hasta más de 150 metros del suelo, a 300 km/h de crucero, siguiendo las balizas de la futura Red Global Mundial de Tráfico (RGMT).

Con estos ‘concept car’, la marca desvela al gran público las directrices que seguirán los automóviles del futuro.