El Norte de Castilla
14/07/2006

Punto de encuentro

El mirador del Valdavia es el rincón más visitado por viajeros
y vecinos de Abia de las Torres


Texto y fotografía de Soraya de las Sías


El paseo vespertino de los vecinos de Abia de las Torres transcurre todos los días a paso lento y pausado hasta el punto más alto del caserío: el altozano en el que un día los vacceos otearon los territorios conquistados; el enclave en el que el castillo de la familia de Manrique de Lara, Marqués de Aguilar, lució el orgullo de los relevantes del medievo; el punto estratégico ahora convertido en Mirador del Valdavia.

Los habitantes de este pequeño rincón de Tierra de Campos suben a lo alto para beber de una fuente inagotable de relatos e historias que emanan de la memoria del pasado. Para encontrar inspiración en las vistas, en las inmensas llanuras que se arrodillan a los pies de las montañas. Para recopilar ahora el recuerdo que evoquen las nuevas generaciones del mañana.

Apoyados en la balconada, izan su mano hasta la frente formando visera, avizoran la zona y divisan todos los movimientos que llevan a cabo los agricultores, estos días inmersos en los trabajos de siega o cosecha del cereal. Con carácter de ave rapaz, detienen su vista en el horizonte, graban todo detalle que acontece a su alrededor, y, a la vez, hacen de su presa una extensa y amplia recopilación de anécdotas colectivas.

Su conversación deja un remanso para recorrer las aficiones de los vecinos –como la de Julio Lomas, que colecciona monedas antiguas, pins o escudos de clubes de fútbol–, despedir viejas tradiciones –como la de elaborar vino en las bodegas, hoy transformadas en merenderos–,dar la bienvenida a nuevas señas de indentidad –como el estudio heráldico con la bandera y el escudo que ha realizado Estanislao Sáez Rodríguez– o enmudecer ante el sabor amargo de desafortunados capítulos –como la riada que hace años dejó anegadas numerosas fincas–.

Por todo, el Mirador del Valdavia no deja de ser un punto de encuentro obligado cuando los vecinos quieren dibujar nuevos trazos en la trayectoria de Abia de las Torres, cuando muestran sus preocupaciones colectivas y dejan patentes algunas de sus reivindicaciones, como la realizada recientemente por el alcalde, José Luis Alcalde Sánchez, ante el presidente de la Diputación, Enrique Martín, para que medie ante la Junta y se consiga el acondicionamiento de la carretera que une Osorno con Saldaña, de titularidad regional.





Las cuatro asociaciones dinamizan la vida social de la localidad

S. S. / PALENCIA

Paellada celebrada por los vecinos el pasado verano, en las fiestas de San Roque. / El Norte

El asociacionimos no es algo nuevo ni extraño para los habitantes de Abia de las Torres. Hace varias décadas que un nutrido grupo de jóvenes se organizó en torno a una asociación cultural y desde entonces gestiona el teleclub del pueblo. Hace años que la asociación cinegética está al frente del coto de caza de la localidad.
Sin embargo, son quizás las iniciativas surgidas más recientemente las que parece que concentran un mayor porcentaje de participación a través de la puesta en marcha de diferentes actividades lúdicas, sociales y culturales. El colectivo de la Tercera Edad se reúne cada tarde alrededor de una partida de cartas en uno de los locales que el Ayuntamiento les cede en la planta baja del Consitorio.
Por su parte, cerca de una treintena de mujeres (incluidas dos de Santa Cruz de Boedo y otra de Espinosa de Villagonzalo) participan en los cursillos y actividades programadas por la asociación Mirador del Valdavia. «Otros años se han realizado cursos de pintura en tela, mimbre, restauración de muebles o elaboración de cremas y jabones, además de las clases de gimnasia», señala la actual presidenta de la asociación, Yolanda Retuerto, que anuncia algunas de las nuevas actividades para la próxima temporada. «Está previsto hacer un curso de pintura al óleo y tenemos que elegir entre otros de restauración de muebles, jardinería o decoración de madera que nos ofrece la organización agraria Coag», agrega Yolanda.
Las asociaciones dinamizan el calendario cultural de Abia, en el que los vecinos tienen señalados como grandes fiestas la de Pentecostés, con una procesión hasta la ermita de Nuestra Señora de Barruelo, o la de Nuestra Señora y San Roque, con la organización de una gran paellada en la chopera, junto al Valdavia.